miércoles, 27 de marzo de 2013

Un documental sin documento.





Triste me parece, y denuncio - entiéndase que anuncio con enfado-, por decir, pues sé que nada cambiará, algo que me parece muy inadecuado.
Feliz estaba yo con la adquisición del documental "El misterio de los cristales gigantes", producción de Madrid Scientific Films dirigido por Javier Trueba y presentado por Juan Manuel García Ruiz.
http://www.elmisteriodeloscristalesgiga ... ula_1.html
Al visionarlo, entre otros defectos más opinables -y por tanto me abstengo de mención-, hay uno de hecho, que va "contra derecho" y es la base por la que echo el documental a la basura.
Se muestra una escena de la biblioteca del Instituto geológico y minero de nuestra capital, (IGME) , sito en Ríos Rosas, creo, (el museo sí lo reconocí), en el cual se muestra un libro, base bibliográfica de documentación, que sin nombrarse por la desiderata -primer fallo- sí se observa por una página a la vez que se muestra una lámina aseverando un contenido base del posterior desarrollo y supuesto fundamento documental del mismo.
Puedo asegurar que reconocí el libro, se trata de la Cristalografía de D. Ismael Roso de Luna, y la página mostrada no contiene ni la lámina ni la referencia que el documental impone. De este libro hay dos ediciones, poseo las dos, y además, es un libro de Cristalografía , no de Cristalogénesis, lo que hubiese convertido en muy extraña -por inusual, en este tipo de tratados- la información supuestamente contenida en él.
Este tipo de recursos son los que desacreditan científicamente un material.
Si se pretende hacer puramente ficción, indíquese, como es preceptivo, pero no publicítese en entornos y en medios de cientificidad expresa y manifiesta.
Han estado haciendo una propaganda y unos visionados en centros diversos, me consta, con la solidez de estar proponiendo un material de divulgación científica de calidad, tanta tiene que escasea al primer embite.
A mí no se me pasan estos detalles!!! Es tratar de necio al espectador, o es que creen que ya, gracias a los maravillosos planes educativos, no hay en España personas que podamos reconocer un libro por una cubierta y una página.

Menos mal que no estaba en ningún visionado (se me invitó a uno) , pues en el coloquio arde Troya, como me llamo David que arde.
Nada que ver con otros similares realizados en otros países, creo galo uno muy superior, llamado "La cueva de cristal" aunque en el mismo aparecen profesores Españoles, Italianos y Franceses.

Me da pena, y rabia.
Si me he equivocado yo, y se me demuestra, pediré disculpas públicas y tomaré las medidas oportunas.

Ellos aducirían, me imagino, que es una cuestión menor, y que en ningún momento mencionan el libro.
Pero de eso mismo me quejo yo ¿Tanto cuesta explicitar la bibliografía? Pero, me temo lo peor, desde que el libro en particular esté escrito por un "enemigo" de conjuras o que simplemente no exista como tal.
Está de moda tratarnos de imbéciles, se permiten decir..."Para que se entienda...", O para que todo el mundo comprenda..." ¿O sea que los que ya comprendemos no somos de este mundo?.
O vete tú a saber. Pero en todo caso yo he encontrado el hecho, su calificación, por ventura, no me corresponde más allá de la opinión de sujeto, a mi modo y con legales licencias, sería dura y traería consecuencias, pero no me cabe duda que al documental le darán premios. Por fortuna, mis modos están enterrados bajo siete llaves, con siete sellos, y tres adjetivos perversos, que omito para no calentar.
Toda esta manía de efectos especiales, y teatrales en documentales de divulgación científica, me recuerda otra, que consiste en adecuar la Ópera al público y no el público a la Ópera, así Don Juan, de Mozart, acaba siendo un drogadicto, y el comendador su camello, o Electra se ambienta en Nueva York, y todos los críticos asienten y declaman.
Ignorancia vestida de toga. Impiden que prosperen los principios que las mismas instancias que los subvierten dicen pretender inculcar.
Consecuencias del Teorema de Rousseau


2 comentarios:

  1. Entrañable, simpático, rebelde y con bastante seriedad el asunto plasmado por ti, David, me ha parecido encantador. Te has dado cuenta de los " Detalles", no sé por qué nos toman por tontos a veces, cuando nos damos cuenta de que algo chirría.


    Lo de pedir disculpas, eso ya no saben las personas ni de qué se trata, unos por vanidosos y otros por no ser lo que aparentan ( mediocres).


    En cuanto a lo de los modos, siempre es correcto mantener la buena actitud, pero no quita que en cierta ocasión te puedan buscar las cosquillas y ser antipáticamente claros, si te invitan a la antipatía, tu no quieres acceder a ella, pero al final terminas bailando ese baile, tampoco está mal, no vamos a ser unos Santos siempre, ¿por qué tantos convencionalismos hipócritas y envenenados?.


    David, voy a tener que aprender de ti, lo de enterrar mis modos con siete llaves, con siete sellos...¿ por qué siete?, tiene algún sentido o es simplemente por decir un número. ´


    Enhorabuena por la seriedad del asunto mostrado en tu divertida crítica, puro arte el tuyo, David, me has hecho reír. Gracias.


    Saludos afectuosos. Teresa.

    ResponderEliminar
  2. Teresa, como siempre, valiosísimo tu comentario.
    Usé el siete por su significación en nuestra tradición de número importante simbólicamente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar