miércoles, 24 de julio de 2013

El Señor De La Salle, entre carisma y Nobleza.

Me impresionó profundamente la vida de este hombre, que es Santo.
Carisma de altísimo nivel humano, persona de enorme valía y magna y magnánima obra.
Destaca su concepción acertadísima de la educación profesional, y académica, siempre al auxilio de los más necesitados. Era rico, lo dió todo, para testificar una obra de calidez y de Esperanza. Es una verdadera lástima que nuestros jóvenes no sean educados con vidas ejemplares y Hagiografía. Una de las características más frecuentes en los jóvenes de hoy es la falta de fijeza, y la falta de intereses concretos, -consecuencia y causa a un tiempo-, y la falta de referentes ético-morales concretos , no abstractos, entre otros muchos males.
Juan Bosco, el mismo De La Salle, Marcelino Champagnat,o San Ignacio de Loyola, por citar algunos de los más conocidos por mí, son ejemplos que sirven de garantes para mostrar lo que propongo.
Se confunde, lamentablemente, quien cree que los Santos o los místicos, solamente se preocupaban de Dios. De La Salle, testificó una vida para ser contada, recordada,agradecida y emulada. Y esto haría un gran bien.
Es tan fácil y tan cómodo navegar con el viento a favor! Me refiero al anticlericalismo fácil, me refiero a la negación de todo lo bueno y hermoso que se acompaña de la idea o del sabor a Dios. Yo , insisto soy un hombre sin Fe, pero esto no quita, al contarrio, me obliga, a reconocer lo magnificente de las obras de hombres que lo han dado todo por y para los demás,en su nombre, y algunos -como es el caso- a través de la docencia de las Ciencias y la técnica como estandarte de su causa.
Me sorprende que se sepa tan poco de Santos y tanto de drogas, de porquerías, y de falsas libertades que encadenan al hombre más allá de la eternidad.

Juventud sobria y limpia es lo que necesitamos,y para ello son de menester ejemplos claros de moral -no retórica sino práctica-, y acciones contundentes encaminadas hacia el Saber, el ejemplo y el ejercicio del Bien -que no es relativo- y el advenimiento de la Esperanza. De La Salle lo es.

Los defectos individuales, de los que yo tengo legión, no debieran disipar nuestro ánimo de facilitar a los demás, a partir de nuestra sabida limitación, la superación de un error o de un fracaso. Ser imperfecto no nos legitima para expandir nuestra limitación, para hacerla menos severa a la luz de la Justicia o, al menos de la Verdad.

Hace unos días un interlocutor aseveraba la inutilidad completa de la Filosofia para abordar los problemas actuales. Pensaba, que la Ciencia, que él entiende que es lo que ya sabemos que es, pero de la que él ignora toda la parte que no le conviene, daría respuestas completas, y que la Filosofía no ofrecía vía alguna de validez que no participara del método científico. Obviamente, desde este punto de vista De La Salle es o un loco o un prosélito , o ambas cosas, y naturalmente esta tesis es la más extendida entre mucha gente hoy.
Cuando veo a multitudes gritando a la nada y desde la nada, o muchachos de corta edad sumidos en el nihilismo de las adicciones, perniciosas todas y siempre, para el ánimo y la vida , me acoloro y me gustaría haber nacido en un tiempo que no me obligase a redefinir cada palabra tres veces, antes de ser usada.

Nada parece que sirva, nada parece que baste, todo de todo para un nada de nada, adormecidos entre sueños de falsos placeres sin estrellas ni luz. Preferiría , dado el caso, una historia natural que me contase mentiras grandes como puños, y me dijera , contundente, que detrás de cada punto del Cielo está esperando un ángel.

4 comentarios:

  1. Primera parte.
    Si es una delicia de Texto, David, Enhorabuena! Empezaré por el final tan precioso (yo creo en las Hadas y en los Ángeles, a veces están más cerca de lo que pensamos). Puede ser que cada punto del Cielo tenga un Ángel, conforme pasa el tiempo, no sé se abren otras puertas a la espiritualidad entendida con la mezcla de lo laico y religioso, como la entendía Mozart y Beethoven, no se puede separar ambas, ignorantes y malas personas las que separan ambas, porque si no se entiende o no se siente, mejor no hablar y no acometer atropellos sociales, porque el destino luego te enjuicia de alguna forma.

    Ante todo, hay que respetar que alguien pueda ser laico o religioso, siempre que sea una persona ética y moral, que no haga daño a nadie ni a nada, se puede convivir en paz los unos con los otros, pero meter odio, eso es de necios, no se consigue nada, es lo que creo, a lo mejor soy una ingenua, pero es en lo que creo.


    A veces la desolación nos lleva a pensar lo que dices, David, a mí me ha pasado mucho..." Nada parece que sirva", te decepcionas hasta de ti mismo, porque ves que tus acciones no sirven para nada...pero llega un momento en que eso te da igual, porque empiezas a verlo de otra manera más positiva...si mis palabras o mis acciones sirven aunque sólo sea a una única persona...ya estoy satisfecho, algo de lo que dices o haces siembra, seguro, seguro, posiblemente no se recoge una gran cosecha, pero son como gotitas de rocío que caen en la flor, sólo una gota...pero ya es algo, porque esa gota más otra, ya son dos, sería peor no sembrar positivamente.


    Las personas que han sido Grandes Humanistas, todos mis respetos hacia ellos, que carente de ellos son grandes referentes, hay que retomar a esas grandes figuras, pero las tenemos al lado también, para mí un Humanista puede ser el filósofo tan encantador e inteligente " D. Emilio Lledó", qué cosas tan interesantes habla y qué buen corazón.


    Y si nos referimos a D. Miguel Delibes, sus obras llenas de Amor a la Vida, si nos vamos a la última página del " Hereje", eso es Humanismo, el amor mayor profesado a la propia Vida y al Ser Humano.

    La vida religiosa dio grandes músicas de las que tenemos que aprender, es lo que nos pone en contacto con Dios, para algunos Dios será la Vida, para otros otra cosa, pero al fin y al cabo lo que nos ata al Universo.


    Teresa.

    ResponderEliminar
  2. Segunda Parte.

    En cuanto a los jóvenes, pobres jóvenes, ¿qué referentes tienen o le ofrecemos?, si somos los adultos y la vida está complicada, porque a veces te preguntas ¿somos las personas buenas? ¿Son los pueblos buenos?, si nos vamos a la obra teatral de Lord Byron " Marino Faliero", el final de la obra te habla de un pueblo que opta por la injusticia, es una obra, ¿podría ser verdad?


    Los niños y los adolescentes me dan mucha pena, no les culpabilizo, la culpa es nuestra de los adultos, que miramos a nuestro ombligo, creyendo que el tener todo a costa de todo, nos hace felices, y ya hemos tenido la respuesta...infelicidad a tope...mucho materialismo pero la espiritualidad muy infernal.

    Somos nosotros, los adultos, el referente de ellos, con nuestro proceder, si actuamos mal ¿qué podemos pedirles a ellos? si actuaciones éticas y morales son inexistentes, tan sólo ver los anuncios de televisión y demasiada superficialidad.


    En un libro decía que los ignorantes no querían que los demás aprendiesen para que no les ganara en inteligencia, y así la enseñanza la tenía en los mínimos, ultrajada, humillada...


    Aquí llevas toda la razón, David: " Juventud sobria y limpia es lo que necesitamos, y para ello son de menester ejemplos claros de moral -no retórica sino práctica-, y acciones contundentes encaminadas hacia el Saber, el ejemplo y el ejercicio del Bien -que no es relativo- y el advenimiento de la Esperanza", confiemos en ello.

    Dejo un link a un músico que ha realizado una obra dedicada a Louis Braille, es magistral.

    https://www.youtube.com/watch?v=ufeYxGtG4cI

    Magnífico y precioso artículo, David, escribes muy bien y además cosas muy interesantes y profundas. Me ha gustado mucho.


    Un abrazo. Teresa Cabarrush.

    ResponderEliminar
  3. Teresa, gracias por tus hermosas palabras y tus comentarios.

    ResponderEliminar
  4. De nada, Gracias a ti.

    ResponderEliminar