sábado, 20 de julio de 2013

A un ingeniero emigrante, de una España que no es.



Suerte soldado, suerte en Suiza. En España te esperamos, quizá algún día podamos ofrecerte, a tí y a los tuyos, entendiendo por tales: los preparados, los voluntariosos, los Españoles de Bien, en suma,  un futuro y una garantía, hasta entonces, lícita es la muda. No te olvidamos.

Nuestra Patria, forjada de historia y de Belleza, de Valor y de Honor, permanece.
La contingencia de hoy, basada en lo bajo, en la burla, en el escarnio y en el latrocinio, fundamentada en el abuso de la estadística, tachonada de melodías discordantes  carentes de armonía  y ebria de venenos, es un cuerpo enfermo.

Volveremos.



1 comentario:

  1. Precioso Homenaje David a los que marchan, pero aunque sea triste, no viene mal aprender desde fuera, porque algún día toda esa generación volverán con las maletas repletas de ganas, voluntariedad, fortaleza, inteligencia y recobraran lo que dejaron en estos días.

    Otros se quedaran donde se encuentren a gusto, y tampoco pasa nada, siempre que sean felices, el psiquiatra D. Luís Rojas Marcos lleva cuarenta años en EEUU y bien allí.

    Quizás el problema está en que no todas las personas pueden marcharse, porque no tienen la preparación adecuada.


    Saludos.

    ResponderEliminar